Quesada

Situada a las faldas del Cerro de la Magdalena, regadas por el Guadiana Menor, tiene una extensión de 328,5 km2, y está situada a 676 ms. de altitud. Se halla enclavada al suroeste del Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas, rodeada de extensos olivares y pinares centenarios, en cuyas entrañas nace el río Guadalquivir.Sus tierras más áridas son bañadas por el Guadiana Menor.Los ríos Béjar, Extremera, Majuela y Tíscar completan el sistema hidrológico de la localidad.A ella acuden los pintores en busca de inspiración por sus condiciones de extraordinaria luminosidad y hermosos paisajes.Durante la Edad Media, Quesada fue una plaza fuerte vinculada al Reino árabe de Granada y uno de los núcleos de las encarnizadas luchas fronterizas de las que fueron testigo estas tierras del Alto Guadalquivir.Sus fortificaciones fueron arrasadas en numerosas ocasiones por las huestes cristianas hasta conseguir su definitiva conquista. De estos lejanos tiempos quedan restos que son muestra de un duro pasado, entre los que destacan:
  • Arco de la Manquita de Utrera

    Es una de las puertas de acceso que se conservan de la que fue la fortaleza de Quesada.Se llamó Arco del Mesón antes de recibir su nombre actual. En él se han colocado modillones procedentes de la Iglesia visigoda de Santa María. Esta puerta enlaza con las bellas calles del Cinto, Alcaidía, Las Posadas, La Casa sin Puerta y el Arco de los Santos.
  • Arco de los Santos o del Señor

    Estrecha puerta de entrada al antiguo recinto amurallado de la villa de Quesada construido en el siglo XIV.Se trata de un arco apuntado de cantería con dovelas y salmeres. En la jamba derecha, aparece una estela funeraria romana dedicada a la sacerdotisa Caia Rufina, de 21 años, por su hijo Caio. En su cara interior presenta un arco de medio punto de ladrillo con bóveda de medio cañón.
  • Murallas

    Los restos de murallas árabes y cristianos (S. XI-XIV) forman parte del antiguo recinto de la villa. Durante la Edad Media, Quesada fue una plaza fuerte vinculada al reino árabe de Granada, que resultó difícil de conquistar y conservar a reyes cristianos y arzobispos, optando por arrasar sus fortificaciones.
  • Iglesia de San Pedro y San Pablo

    Construida en el siglo XVIII sobre restos de una antigua mezquita. Su planta es de cruz latina con tres naves, de mayores proporciones la central que se comunica con las laterales mediante arcos y pilastras toscanas, y se cubre con bóveda de lunetos con óculos mientras que la bóveda de crucero es ovalada y va decorada con motivos neoclásicos. Su capilla y su torre son de estilo gótico florido.
  • Iglesia del Hospital de la Purísima Concepción

    Construida en la época del barroco, con una sola nave cubierta con bóveda de cañón a la que posteriormente se le añadió otra nave. Su portada principal está constituida por un doble arco de medio punto de ladrillo con pilastras dórico-toscanas y entablamento con ventanal. El retablo del altar mayor del siglo XVIII tiene perfiles mixtilíneos en la cornisa y hornacinas, destacando la utilización del estuco y la profusión del decorado. Atalaya del Infante Don Enrique Torre cilíndrica del siglo XIV, enclavada en el Puerto de Tíscar, de mampostería regular y sillarejo, cuerpo inferior macizo, puerta de entrada en alto, aposento en el cuerpo superior cubierto con bóveda de media naranja y tramo último desmochado. Obra de estilo gótico cuya misión era vigilar el movimiento de tropas en el camino del reino nazarita de Granada.
  • Castillo de Tíscar

    Data del S. XIV, castillo musulmán, ampliado posteriormente por los cristianos y construido en un lugar casi inexpugnable. La Peña Negra, una escarpada roca que se alza en su centro, fue preparada para servir de Torre del Homenaje.
  •  Museo Rafael Zabaleta

    Edificio modernista inaugurado en 1962 que alberga 114 óleos, 11 acuarelas y 500 dibujos del genial pintor quesadeño. Asimismo dispone de una sala de Amigos en la que se encuentran obras de Picasso, Miró, Tapies, Solana, Cuixart, Canogart, etc.
  • Villa Romana de Bruñel

    La Villa romana de Bruñel se reformó en el siglo II d.C., con posteriores ampliaciones en los siglos III y IV, sobre una casa rural de época romana. Originariamente debió existir una construcción bastante modesta sobre la que se construyó un extenso complejo de gran riqueza decorativa y variedad cromática en los mosaicos que adornan su suelo y con paredes estucadas.
Entre sus PARAJES NATURALES debemos destacar los siguientes:
  • Cañada de las Fuentes

    Lugar donde nace el río Guadalquivir, a 1.350 m. de altitud. En él confluyen varios arroyos que descienden de las sierras que lo circundan. Sus prado de alta montaña y pinares lo convierte en un paraje idóneo como zona de esparcimiento.
  • El Chorro

    Situado a 1.350 metros de altitud, es un cortado de unos 45 metros de altura en el que anidan varias parejas de buitres leonados, y desde el que se divisa una inmensa llanura que va desde el Valle de Bruñel y la Campiña de Peal de Becerro hasta los Cerros de Úbeda, Sierra Mágina y Sierra Morena.
  • Cueva del Agua

    Conocida también como Gruta de las Maravillas o Cueva de la Virgen de Tíscar (porque según la tradición allí se apareció la Virgen). Se trata de una interesante formación caliza declarada Monumento Natural, donde se funde al agua del río Tíscar y la roca del Monte del Caballo formando saltos, pilones, cascadas y fuentes, para seguir su curso zigzagueante río abajo hasta formar el idílico Pilón Azul, camino de la Aldea de Belerda. En ella se celebran conciertos de música clásica por su magnifica acústica y belleza. Fiestas: Primer domingo de mayo y de septiembre, se celebra la Romería de la Virgen de Tíscar; Fiestas Mayores del 24 al 29 de septiembre, en honor de la Virgen de la Tíscar; San Miguel; Fiesta de los Cargos o de Dios.